20 de octubre del 2016.
A quien corresponda:
Preguntas sin respuestas:
 
.- Y para las mujeres asesinadas por el "grave" delito de ser mujeres, ¿habrá también burlas, desprecio, acusaciones de que, por exigir un alto a las agresiones y poner, con su sangre, el tema en la agenda no sólo nacional, sino mundial, le hacen el juego a la derecha?  Porque no se están muriendo, las están matando.  ¿Y si se niegan a aceptar que es un problema que se resuelve atacando la corrupción?  ¿Y si se atreven a decir que el origen de ese odio asesino está en el sistema?  ¿Y si se les ocurre la descabellada idea de hacer a un lado a los hombres en las decisiones vitales (sí, de vida)?  ¿Y si deciden tomar su destino en sus manos?  Algo de eso, o todo eso, ¿sería una maniobra gubernamental para evitar que etcétera?

 

El Consejo Cívico de Organizaciones Populares e Indígenas de Honduras denuncia ante la opinión pública nacional e internacional los intentos de asesinato contra los del compañeros Tomás Gómez Membreño, Coordinador General del COPINH y Alexander García Sorto, líder Comunitario de Llano Grande, Colomoncagua.

 

 

 

 

 

 

En dos circunstancias distintas, el día de ayer 9 de octubre, fueron objeto de disparos los compañeros mencionados; en horas de la madrugada, sujetos desconocidos llegaron a la casa de habitación del compañero Alexander García e hicieron numerosos disparos a la puerta principal y a la ventana de la habitación en la que se encontraba durmiendo con su esposa y sus dos hijas. Los disparos fueron realizados con la intención de asesinar al compañero Alexander o a las integrantes de su familia.
En la noche del mismo día, una persona disparó contra la camioneta de la organización,  que conducía el compañero Tomás Gómez Membreño, Coordinador General del COPINH, cuando salía del centro de encuentros Utopía con dirección a su casa.
El intento de asesinato contra el compañero Alexander García constituye un segundo intento, puesto que el pasado 6 de mayo del presente año, a dos meses del asesinato de nuestra coordinadora general, Berta Cáceres, fue abaleado saliendo de su casa por parte del ex militar Enedicto Alvarado, saliendo con una herida de bala que por poco le quita la vida. Esta agresión a disparos en contra de su casa, se produce después que el ex militar está siendo procesado y su familia hizo amenazas en contra de Alexander por no retirar la denuncia.
El COPINH denuncia estos intentos de asesinato contra el compañero Tomás Gómez, quien asumió a coordinación General del COPINH después del asesinato el pasado 2 de marzo de la compañera Berta Cáceres, y el compañero Alexander García, como intentos de silenciar la lucha del COPINH en contra de los proyectos de muerte en los territorios Lencas, impulsados por este gobierno corrupto, arrodillado a los intereses económicos nacionales y transnacionales.
De igual manera, el COPINH denuncia la realización de disparos en ráfagas que se realizan en la comunidad Lenca de Río Blanco, por parte sicarios pagados por DESA, como forma de intimidación y amenaza contra la comunidad que se opone a la destrucción del río Gualcarque y el despojo de los territorios del pueblo Lenca.
A 7 meses del asesinato de nuestra compañera Berta Cáceres, se sigue atentando contra la vida de quienes nos oponemos a la construcción de proyectos de muerte como la represa Agua Zarca/DESA en el río Gualcarque y la represa de la empresa HIDROSIERRA sobre el río Negro en el municipio de Colomoncagua. Continúan las agresiones de muerte contra quienes defendemos los derechos del pueblo Lenca y queremos construir alternativas viables para el desarrollo de nuestras comunidades y del mundo entero, no el desarrollo de los bolsillos de unos pocos.
A 7 meses del asesinato de nuestra coordinadora general, ni el gobierno ni las instituciones han respondido a nuestras demandas de cancelación de proyectos inconsultos con las comunidades, la investigación independiente del asesinato, la desmilitarización de los territorios Lencas y el cese a la persecución y estigmatización hacia el COPINH. Exigimos respuestas.
Exigimos el cierre de Agua Zarca/DESA y de todos los demás proyectos de muerte, inconsultos e ilegítimos que se encuentran en nuestros territorios.
Exigimos el respeto de la vida de todas y todos los integrantes del COPINH.
Exigimos justicia por el asesinato de Berta Cáceres.
Berta no murió, se multiplicó.
Con la fuerza ancestral de Berta, Lempira, Mota, Iselaca y Etempica, se levantan nuestras voces llenas de vida, justicia, dignidad, libertad y paz.
Dado a los 10 días del mes de octubre de 2016 en La Esperanza, Intibucá.
Puede responder al correo de COPINH:
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
--
Escuchenos en vivo:
http://b.stream.mayfirst.org:
8000/guarajambala.mp3
web:  copinh.org
blog:  copinhonduras.blogspot.com
blog en ingles: http://copinhenglish.blogspot.com/
Utopia: https://utopiacopinhblog.wordpress.com/
fb:     Copinh Intibucá
twitter: @COPINHHONDURAS

Llegó aquí entonces la palabra, vinieron juntos Tepeu y Gucumatz, en la oscuridad,

en la noche, y hablaron entre sí Tepeu y Gucumatz. Hablaron, pues,
consultando entre sí y meditando;
se pusieron de acuerdo, juntaron sus palabras y su pensamiento.
Popol Vuh
 
Hablarnos, dicen los que se quieren, los que están en el mismo juego, las y los que constituyen la comunidad, quienes trabajan explotados por el mismo patrón, los y las que padecen el mal gobierno. Las victimas que se indignan y quieren pasar del grito a organizar el coraje en resistencias liberadoras.
Hablar y ponerse de acuerdo potencia nuestro andar para ser libres, dignos y fuertes.
Esa es una enseñanza de la historia: hablar además con nuestr@s, muert@s, caíd@s en la lucha, desaparecid@s, pres@s, desplazados, excluíd@s es hacer vigente por lo que lucharon y haciéndolo nuestro según las condiciones actuales, nuestros ritmos y necesidades y sueños.
Eso ya sucede, poco a poco, pero nos falta hablarnos, escuchar y acordar acciones y construcciones desde abajo entre las distintas fuerzas, comunidades, pueblos. Meditar sobre lo que cada quien hace y quiere lograr y además definir acuerdos para ir más allá de nuestros espacios. Espacios que por cierto ya no son de confort o de comodidad, pues los acosa, agrede y hasta destruye el poder opresor cuando lo dejamos hacer su voluntad. Pero aún hay desconfianza y hasta miedo, pues se teme que los otros (así sepamos que andan en la lucha) nos infiltren, nos engañen y nos arrebaten "nuestro territorio, nuestro patrimonio y nuestro estilo o modo de vida".
Peor tantito es cuando nos  acercamos con agendas que no son propias, que ni siquiera fueron consultadas a las comunidades y colectivos, sino que las imponen las instituciones del poder, incluidos sus partidos (elecciones, programas sociales, ofertas empresariales de migajas a cambio del despojo); o bien cuando dependemos de las redes de la sociedad civil llamadas ONG, algunas internacionales, que  dicen hacia dónde caminar, a qué ritmo e incluso sobre qué temas discutir, con quiénes y cuando, a cambio de subsidios para viajar, para tener algunos instrumentos de trabajo educativo, de comunicación o de apoyo legal. Unos nos tratan como clientes, otros como sus niños, ambos no dejan crecer, aunque nos engañen con espejitos, con discursos, con pantallas que nos apantallan un ratito.
Por ello, estar de acuerdo con las y los que nos son de este espacio, que no portan la misma camiseta, nos cuesta el resto de esfuerzos, más si en nuestra organización o comunidad solo hablan y deciden unos cuantos y hasta los respetamos, aunque ellos no nos respeten, sino que nos vean y presenten como sus bases, su gente, sus convocados. Pero como están los mandones agrediendo a todos y a todas, más vale ya mirarnos como pueblo, como pueblos, como movimiento antisistema, anticapitalistas para empezar, nada menos.
Y es que el mundo y México de manera destacada vive en una noche en la que nos amenaza la represión, el engaño, la miseria, la enfermedad y la muerte que producen el capital, el patriarcado, el racismo, el modo depredador de la vida toda. Lo hace por medio del poder grande de los monopolios, los financieros, los imperios, pero también los estados, los sistemas de partidos de estado y los gobiernos malos y mañosos.
Por eso vamos a hablarnos a reflexionar con respeto para aprender entre todos cómo unirnos contra el poder, cómo salirnos de su cerco, cómo no copiar sus métodos y estilos y cómo construir desde ahora, desde abajo un poder popular autónomo, autogestivo, comunitario y con capacidad de defensa de nuestro proyecto y de la vida. Por ese camino van algunos ya se escucha lo que hablan.

La masacre de Tlatelolco Ni perdón ni olvido

2 de octubre de 1968