La Comunidad indígena de Santa María Ostula deja de manifiesto que con una nueva artimaña, el día de hoy el Estado Mexicano en todos sus niveles de gobierno, ha reafirmado su intención de mantener secuestrado al comandante de nuestra policía comunitaria, el compañero Cemeí Verdía Zepeda, secuestrado por el gobierno desde el 19 de julio del presente año.

La "Quinta Sala Penal Unitaria del Supremo Tribunal de Justicia del Estado de Michoacán" ha resuelto no liberar al compañero y en cambio turnar el caso a las llamadas Instancias de Justicia del Distrito de
Lázaro Cárdenas, dejando insubsistente el auto de formal prisión apelado y ordenando  la reposición del procedimiento a partir de la declaración preparatoria de nuestro compañero.

El Estado Mexicano en todos sus niveles ha ensayado diferentes estrategias para mantener preso a nuestro compañero, lo acusaron inicialmente de portación ilegal de armas de fuego de uso exclusivo del Ejército, en su detención participaron cientos de elementos de las Fuerzas Federales y Estatales, mismas que asesinaron al niño Hidelberto Reyes García  de doce años de edad e hirieron a 18 comuneros más.

Cuando el delito de portación ilegal fue desmentido, el gobierno inventó que el compañero robó alambre de púas para mantenerlo encarcelado.

Cuando este delito también fue desmentido, el gobierno lo acusó de homicidio calificado en dos ocasiones.
Paralelamente, estas mismas instancias, que se han empeñado en mantener encarcelado a nuestro compañero, liberaron a Juan Hernández ex presidente municipal de Aquila, autor intelectual de los atentados en contra de Cemeí Verdía y lugarteniente del cártel de los Caballeros Templarios.

Mientras nuestro compañero sigue preso, Mario Álvarez alias "El Chacal" y Federico González alias "Lico", jefes de plaza de los Caballeros Templarios en Aquila, permanecen libres, operando y reestructurando su grupo delincuencial.  A pesar de que son ellos los autores intelectuales y materiales del asesinato de 34 compañeros comuneros y la desaparición de 6 más en los últimos años, no han sido detenidos.
Por lo antes expuesto nuestra Asamblea ha decidido escalar nuestras acciones y movilizaciones. Iniciamos el día de hoy con el bloqueo total a los accesos a la mina "Las Encinas", desde donde la trasnacional Ternium ha saqueado miles de toneladas del mineral de hierro, de la misma forma se encuentra bloqueada en su totalidad la carretera Federal Nº 200 Manzanillo-Lázaro Cárdenas, en el punto denominado "Crucero Aquila". Este tipo de acciones y movilizaciones continuarán hasta conseguir el cumplimiento de nuestras exigencias:

 

  1. La LIBERTAD INMEDIATA E INCONDICIONAL DEL COMANDANTE CEMEÍ VERDÍA
    ZEPEDA Y EL RETIRO DE LOS FALSOS CARGOS QUE EXISTEN EN SU CONTRA, así como la CANCELACIÓN DE LAS ORDENES DE APREHENSIÓN que existen en contra de otros integrantes de nuestra policía comunitaria y de los grupos de autodefensa de la región.

  2. DESMILITARIZACIÓN DE LA REGIÓN DE LA COSTA-SIERRA DE MICHOACÁN, EL CASTIGO DE LOS MANDOS Y DE LOS INTEGRANTES DE LAS CORPORACIONES MILITARES Y POLICIACAS QUE ASESINARON AL NIÑO HIDELBERTO REYES GARCÍA, HIRIERON Y GOLPEARON A DIVERSOS COMUNEROS Y DESTRUYERON LOS BIENES DE LA COMUNIDAD DE OSTULA, ASÍ COMO LA REPARACIÓN DE LOS DAÑOS CAUSADOS A LOS BIENES DE LA COMUNIDAD DE OSTULA Y LA DEVOLUCIÓN DE LOS SIGUIENTES ARTÍCULOS: CUATRO RADIOS DE COMUNICACIÓN, EL SELLO E IDENTIFICACIONES DEL CONSEJO DE VIGILANCIA, UNA PISTOLA CON REGISTRO Y CUATRO JUEGOS DE LLAVES.

  3. APREHENSIÓN DE LOS JEFES DEL CARTEL TEMPLARIO EN LA REGIÓN, FEDERICO GONZALEZ MEDINA, ALIAS "LICO", Y MARIO ALVAREZ LÓPEZ, ALIAS "EL CHACAL", Y DESARTICULACIÓN VERDADERA DE DICHO CARTEL Y DE SU ESTRUCTURA POLÍTICA Y ECONÓMICA.

  4. EL RESPETO Y OTORGAMIENTO DE GARANTÍAS PARA LA LIBERTAD DE LOS INTEGRANTES Y EL FUNCIONAMIENTO DE LA POLICÍA COMUNITARIA DE LOS MUNICIPIOS DE AQUILA, COAHUAYANA, CHINICUILA Y COALCOMÁN.
    5. PRESENTACIÓN CON VIDA DE LOS 6 COMUNEROS DESAPARECIDOS Y EL CASTIGO A LOS AUTORES INTELECTUALES Y MATERIALES DEL ASESINATO DE 34 COMUNEROS PERTENECIENTES LA COMUNIDAD DE OSTULA A LO LARGO DE LOS ÚLTIMOS CUATRO AÑOS.

  5. ALTO A LA DESINFORMACIÓN Y LA CREACIÓN DE GRUPOS DE CHOQUE EN EL
    PUEBLO NAHUA.

 

A los Pueblos, Organizaciones y Personas honestas de Michoacán, de México y del Mundo entero, los llamamos a que apoyen nuestra causa de Paz y Justicia.

 



A T E N T A M E N T E


COMUNIDAD INDÍGENA DE SANTA MARÍA OSTULA "NOSOTROS LUCHAMOS POR LA VIDA Y LA PAZ, NO LUCHAMOS POR EL PODER Y MENOS POR LA MUERTE"
"NUNCA MAS, UN MÉXICO SIN NOSOTROS"



17 de diciembre de 2015.

 

Informamos que el día de hoy miércoles 4 de noviembre la comunidad y particularmente el Frente 9 de junio impidió que se realizara la fraudulenta reconexión de energía electrica a uno de los pozos principales, el del barrio de Chautongo, pues la CFE lo haría para  beneficio del intervencionismo ilegal de la presidencia municipal príista, la que, aprovechándose de la carencia de agua en ese municipio, quiere desconocer a la administración comunitaria del agua y apoderarse de la misma para iniciar el proceso y negocio de privatización de ese servicio.

De manera organizada en la plaza central y el el portón del pozo de Chautongo mujeres y hombres comprometidos con la cultura comunitaria de agua como bien común, no permitió que la maquinaria y personal de la CFE hiciera esto, sin antes realizar un convenio de pagos y servicio electrico CON la LEGITIMA administración comunitaria del agua que fue elegida recientemente.
Los contras príistas y sus grupos de choque buscaron burlar el voto de rechazo a esa reconexión sin convenio y luego provocaron hasta cansarse a los pobladores para que se diera paso a la reconexión que municipalizaría una propiedad comunitaria ganada por la tradición de lucha de los y las de Coyotepec. Pero no pudieron frente a la contundente y serena actitud de la comunidad organizada.
Se espera que desde este jueves 5 de noviembre se reunan y convenien la reconexión con todas las reglas y acuerdos asumidos por la administración comunitaria y la CFE y que participen en ese convenio representantes de los barrios de Coyotepec.
La presión sigue con amenazas,  propaganda falsa contra el 9 de junio y una ola de rumores para atemorizar con la represión a los pobladores no organizados.
 pero ala vez la lucha y la organización barrial de colectores de pago y defensores de los pozos de agua de la comunidad avanzan.
 ¡Adelante, adelante que la lucha es constante!
reportera y fotógrafo del colectivo del periódico el zenzontle

Declaración política de la Red de Comunidades y Trabajadores en Lucha

 

Los pueblos, sus comunidades y sus trabajador@s somos tiempo. Somos años en la producción, la creación, el conocimiento, las luchas y las pasiones. Nuestros pueblos hacen la historia y cuando ascienden sus luchas en coordinación, conciencia y organización, hacen memoria crítica de sus pasos por la liberación social y la emancipación de comunidades y personas.

Lo que aprendemos en nuestras luchas, en la educación y la cultura liberadoras, en la producción para el bien común, nos recuerdan las palabras, los testimonios, esperanzas y ejemplos con las que nos damos nombre y guía.

La Red de Comunidades y Trabajadores en Lucha surge de las corrientes históricas del pensamiento propio de los pueblos, los trabajadores y las mujeres y hombres libres de México y del mundo. Esperamos honrarlas contribuyendo a liberarnos de todo tipo de opresión, explotación y discriminación. Esperamos trabajar por hacer real el mundo y el país que queremos libre y común, luchando.

CONVOCATORIA
 
 
Nuestra-América es un faro en el mundo, se erige y avanza contra el sistema de producción y dominación de una sociedad obsoleta y en desmoronamiento. Aunque los conflictos se agudizan, la unidad y la integración de los pueblos no crecen lo suficiente.
Los pueblos, comunidades y colectivos con sus movimientos nos convocamos a ser autónomos en el combate al neocolonialismo, sus megaproyectos y por la humanidad. Son luchas anti-neoliberales, anti-capitalistas, y anti sistémicas: van por la defensa del territorio y la vida digna, por la paz desde la unidad de los pueblos. De nuevo desde las orillas, en el fondo de una selva lluviosa, la esquina de una barriada gris, la ladera de un cerro polvoso, las escuelitas que las comunidades conducen junto a sus maestras y maestros, los pueblos nos convocamos a luchar y a organizar la rebelión popular.
 
Desde las orillas nos convocamos tod@s. No hay un camino certero trazado de antemano. Nos convocamos a encontrarnos en la construcción, en medio de diferentes caminos y formas de lucha hacia la emancipación. Aprendimos a pensar con cabeza propia las nuevas condiciones del cambio, en el cual, por lo menos, volvemos a creer. Las luchas comunitarias y las rebeliones en el continente nos han permitido RECUPERAR NUESTRA PROPIA VOZ COMO PUEBLOS, COMO IZQUIERDA de los pobres y excluidos.
El Segundo Encuentro cuenta con los cimientos de una Casa de los Pueblos-México, como espacio de vínculo entre quienes luchan; además cuenta con la revista Comunera, abierta a todas las voces de quienes el poder opresor quiere callar. El Encuentro pretende que nos escuchemos y que definamos estrategias de solidaridad a las luchas en México y en el continente, siempre desde la acción popular y comunitaria, a nuestro modo y ritmo, con la diplomacia popular que en su derecho y autonomías históricas da curso a propuestas probadas en la unidad de acción de los pueblos. Buscamos ser capaces de propulsar la lucha como pueblos. Afianzar las relaciones con los movimientos y el conjunto de fuerzas sociales y de izquierda, para forjar una red revolucionaria del poder popular, la soberanía, y el socialismo.
Objetivos, Temas y Participantes
Objetivo:
Intercambiar experiencias y pensamientos acerca de cómo nos enfrentamos al enemigo capitalista y sus poderes en las comunidades, regiones, sectores y pueblos donde luchamos, para identificar lo que nos hace falta hacer y organizar juntos en cada país y como una red de hermanos latinoamericanos.
Método de trabajo:
Con carpetas de documentos, con carteles, videos y gráficas exponer nuestros problemas, para dar pie, en mesas de trabajo, a tratar en dos momentos centrales:
Primer Momento: ¿Cómo luchamos ante problemas centrales de nuestras comunidades, pueblos y organizaciones?
Segundo Momento: ¿Cómo fortalecer el tejido comunitario, la articulación de las luchas y la generación de proyectos regionales, nacionales e internacionales desde abajo de lucha, organización y vida en defensa del territorio: Por la Vida, la Paz y la Unidad de los Pueblos? Proponer y estimular una nueva mirada y perspectiva en NuestrAmérica.
Mesa temáticas sobre ejes de lucha a compartir:
Mesa de internacional de los pueblos: Intercambio en Plenaria dacerca  de las experiencias de los Gobiernos populares en Nuestra-América; las luchas por el socialismo y por la autonomía y autodeterminación de los pueblos. ¿Cómo defender y crear derechos sociales y soberanías desde el poder del pueblo? ¿Cómo formar un referente continental de los pueblos?
Mesas mixtas de intercambio por ejes de lucha
  1. Luchas contra la presencia imperialista y las relaciones neo-coloniales: deuda e inversión extranjera, "zonas francas y de desarrollo", zonas económicas especiales, fondos buitres, etc. Luchas frente a la intervención militar y bases gringas, el curso "nuevo" a la guerra a las drogas con el narco paramilitarismo y el crimen organizado en el centro del Estado.
2.- Luchas de defensa del territorio, frente al despojo y el desplazamiento de la población. Luchas frente al capitalismo neoliberal de destrucción del campo, los ríos, el agua, bosques y selvas; ante la destrucción de los derechos sociales (educación, salud, seguridad social), la expulsión y destrucción de barrios en las ciudades por mega plazas y fraccionadoras; frente al extractivismo, la dependencia alimentaria, el saqueo de los recursos energéticos y la depredación del ambiente.
3.-Las iniciativas creativas desde las redes de medios libres y alternativos, de apoyo a migrantes, de culturas y de derechos humanos.
4.-Experiencias de autonomía y autogestión territorial, política, jurídica y cultural. Construcciones de poder popular desde abajo, ética común, justicia, derechos humanos y paz.
5 La defensa contra la guerra a los pueblos, las violencias a todos y todas, la represión, la criminalización de la protesta social y de los que viven en pobreza y exclusión.
Participantes:
Movimiento Popular la Dignidad de Argentina, Espaco Cultural Mané Garrincha de Brasil, Congreso de los Pueblos de Colombia, Coordinaciónr Nacional Agraria, Colombia, Colectivos, Comunidades por el Poder Comunal de Venezuela, Movimiento de Trabajadores y Campesinos de, Guatemala; Juventud Obrera Cristiana de Centroamérica. Consejo Cívico de Organizaciones Populares e Indígenas de Honduras. Coordinadora Mexicana de Apoyo al Estado Nacional y Soberano de Borinken ("Puerto Rico").
Consejo Comunitario de Hueyapan, Morelos; Asamblea Permanente de los Pueblos de Morelos; Asamblea Comunitaria de Amilcingo, Morelos; Unión Popular de Vendedores Ambulantes, 28 de Octubre, Puebla, Frente 9 de Junio de Coyotepec, Edo. Mex., Coordinadora de Pueblos y Organizaciones del Oriente del Estado de México en Defensa de la Tierra, el Agua y su Cultura, Fuerza Indígena Chinanteca, Tuxtepec, Brigada Magisterial de Tuxtepec, Oaxaca, Red de Magisterial y Campesina de Chiapas, Frente Popular "Ricardo Flores Magón, de Chiapas, Red de Comunidades y Trabajadores en Lucha; Subsecretaría de Educación de los Pueblos originarios de la Montaña y Costa Chica de Guerrero. Red los Pedregales de Sto. Domingo, Ciudad de México.
Unión Nacional de Técnicos y Profesionistas Petroleros; Activos y jubilad@s del IMSS; Corrientes de Base magisterial y popular de las secciones 7, 14, 22 y 40; Observatorio Popular de Derechos Humanos; Asociación Cívica Nacional Revolucionaria, Izquierda Democrático Popular, Revista Comunera, Redes del Periódico El Zenzontle; Coordinación Ciudadana de Usuarios de Chalco, Edo. Méx., Circulos de reflexión Buzón Ciudadano, comunidades y organizaciones no partidistas indígenas, campesinas, estudiantiles deuniversidades, politécnico y normales, urbano populares de derechos humanos, ambientalistas y culturales.
Lugar: Hueyapan, Morelos integrante de Asamblea Permanente de los Pueblos de Morelos.
Fechas 26 y 27 de noviembre de 2016.
Casa de los Pueblos, México – Comisión de Organización

 Argelia Arriaga García

I

Los pasados 14, 15 y 16 de marzo de este año se llevó a cabo en la comunidad de Tlamanca, perteneciente al municipio de Zautla en la Sierra Norte del Estado de Puebla, el Encuentro de Pueblos en Resistencia contra el Modelo Extractivo Minero. Dicho encuentro reunió a más de 500 personas de distintas comunidades de la Sierra Norte: Ixtacamaxtitlán, Zacatlán, Libres, Cuetzalan, Zacapoaxtla, Olintla, Tlatlauquitepec, Tetela de Ocampo, Zautla, Teziutlán, Huahuchinango, Libres, entre otros.

SOLIDARIDAD DE LOS PUEBLOS DEL MUNDO

CON EL HERMANO PUEBLO BRASILEÑO

 

Contrariamente a lo que pensaría y quisiera la mafia que es la FIFA y todos sus  corruptos cómplices tanto los empresarios del negocio de la enajenación y el embrutecimiento futbolero, como los políticos apátridas del gobierno de Dilma Rousseff,  el digno y valiente Pueblo Brasileño, se ha levantado en contra del principal instrumento de dominación intelectual  que los poderosos del mundo hayan jamás construido contra los Pueblos del mundo entero.

 

A estas alturas del verdadero partido que es la lucha de los opresores que son los ricos de cada país y el imperialismo yankee  contra los miles de millones de explotados del mundo, ocurre algo que ni en sus mas terribles pesadilla  hubieran imaginado los tiranos, pues pensaban que además de ganar multimillonarias sumas de dinero, embrutecerían sin problemas de ningún tipo a la humanidad entera, es decir seguirían ganando todos los partidos y sin ningún problema, pues el balón es suyo, igual que la cancha, el arbitro, las reglas, la televisión, las camisetas, los jugadores, los gobiernos y todos los utensilios que les permiten su dominio y explotación. 

La crecida de las aguas
Los bienes comunes restablecidos por la gente en Bolivia


Oscar Olivera / Luis A. Gómez


Nos han robado
Nos quieren vender
Si nos seguimos durmiendo
Tu alma has de perder
Panchi Maldonado, “Nunca Más!”.


Si la voluntad política colectiva de los pueblos andinos, en particular la de los aymara, tiene alguna validez en nuestro tiempo es, tal vez, porque su ejercicio (comunal) se sostiene sobre una práctica ancestral que rompe lógica e históricamente con la producción del capital (el individualismo, la llamada ética protestante y sin dudas con la mercantilización de las relaciones sociales).

En otras palabras, es la novedosa antiguedad de las tradiciones sociales y políticas andinas (y aymaras) lo que ha permitido en gran medida que la resistencia se convierta en ofensiva los últimos años en Bolivia. De esta manera, además de “ponerle el cuerpo a las balas” colectivamente, la forma comunal de la política se ha convertido en uno de las más eficaces herramientas en contra del llamado capitalismo salvaje, el neoliberalismo, como forma posible de otra convivencia y reproducción de gente sencilla y trabajadora del campo y de las ciudades: lo mismo en las calles y los caminos que en los cabildos y las asambleas generales.


En esos esfuerzos, titánicamente colectivos, la gente de nuestra tierra ha dado la muestra más concreta de que sí se puede. De que la definición sobre los asuntos que nos importan a todos pasa por acuerdos y consensos no exluyentes. Lo mismo en la Guerra del Agua en Cochabamba (2000) que en El Alto en octubre de 2003. Habíamos sido despojados de todo, y en el fondo de nuestro natural derecho a la vida, con la Capitalización y el saqueo de nuestro patrimonio, pero respondimos desde el campo de la muerte recuperando la voz y la dignidad. Hemos venido gritando nuestro propio “Basta ya” al avance del dinero.


Hoy, con la fuerza acumulada y las dolorosas victorias de los primeros años de este siglo, estamos aprendiendo que a fortalecer y consolidar nuestra alternativa. En el conflicto en marcha, sabemos que lo que nos pertenece a todos no puede ni debe ser vendido, expropiado o servir para el beneficio de unos cuantos. Lo que nos dejaron nuestros padres y nuestros abuelos es para nuestros hijos, y los bolivianos humildes empezamos a asumir ese cuidado como nuestro deber con la historia.


II
En el tema del agua, especialmente en las comunidades con tradiciones más sólidas, es para los aymara un patrimonio particular: no pertenece como propiedad al conjunto de los seres humanos, es más bien visto como un “recurso para la vida en sí”. Es decir que el agua, en tanto que fuente de vida, es aprovechable por la gente pero también por los animales, las plantas y la tierra misma. Como muchas otras cosas de nuestro mundo, para los aymara el agua es un regalo de la Pachamama y no puede, sin poner con ello la vida en riesgo, ser “propiedad” de nadie, porque a nadie en particular ha sido regalada.

A partir de este sencillo concepto, que en el fondo es la expresión de una delicada trama de relaciones armónicas, con la ayuda de otros hermanos (como Raúl Zibechi, Raquel Gutiérrez o el Colectivo Situaciones en Argentina) hemos venido desarrollando una idea de lo que llamamos la “política de los bienes comunes”.


Si más de dos tercios de la población actual del planeta carecen de agua, básicamente por su incapacidad para pagar el costo que implica su consumo, hemos considerado pertinente pensar en una forma distinta de concebir al agua, una que impida radicalmente su mercantilización, su apropiación por parte de un grupo o empresa, al mismo tiempo que ponga en discusión mecanismos más horizontales para su aprovechamiento no capitalista. Esperamos con esto que, en el futuro, la responsabilidad sobre el agua sea colectiva de veras.


Como decía un dirigente del barrio 24 de Junio en la zona sur de Cochabamba, durante un momento de escasez, la gente sin agua es incapaz de “gestionar las bases de su vida”. Y justamente, lo mismo en la zona sur de esta ciudad que en los barrios de El Alto o muchas otras zonas del mundo, la marginación y el olvido estatal han fomentado de manera indirecta que la gente eche mano de sus tradiciones organizativas para solucionar sus problemas. Las estructuras de lo cotidiano han servido para imponerse una solución. Vista con esta perspectiva, la Guerra del Agua del año 2000 no fue sino la respuesta a una agresión contra la vida en la que, lo viejo y lo nuevo, la tecnología social se encarnaron en una negativa rotunda que nos afirma en nuestra potencialidad para hacer las cosas nosotros mismos, a nuestro modo.

Sabemos también que el concepto de “bienes comunes” tiene diversos significados en la actualidad, algunos relacionados con el medioambiente y otros con la producción intelectual (como en los libros o los programas de computadora). Sabemos que muchas tradiciones hacen del agua y de las semillas bienes comunes, patrimonios humanos, como explica recientemente Vandana Shiva de la luchas campesinas en la India.


Nuestro aporte, si tiene alguna utilidad junto al cúmulo de ideas y propuestas que nos anteceden, va dirigido a establecer un contraste que nos parece imperativo en la lucha global de resistencia, no solamente frente a las posturas de las instituciones financieras internacionales, que desde hace tiempo pretenden hacer de nuestro patrimonio objeto del mercado. También respecto a una actitud que nos parece clave: cómo nos concebimos en esta lucha y, sobre todo, desde dónde defendemos lo que quieren robarnos, no solamente de las corporaciones sino también de los estados y las clases políticas.

III

En este momento de la historia contemporánea, hay quienes (con más buenas intenciones que otra cosa) han propuesto convertir algo que llaman “el acceso al agua” en un derecho humano consagrado por la Organización de las Naciones Unidas, por la comunidad internacional en su conjunto. Así, nos dicen, sería responsabilidad de los estados que nadie carezca del líquido elemento, un avance en su recuperación. Por ello consideramos pertinente hacer un poco de historia al respecto de este tema. Que después de la Segunda Guerra Mundial comenzó a discutirse hasta plasmarse en la Declaración Universal de los Derechos Humanos. En este documento de 30 artículos, queda claramente establecido, por ejemplo, el derecho a la vida sin distinción ni discriminación alguna. Y muchos otros, sin duda todos fundamentales para el desarrollo sano de las sociedades y los pequeños grupos humanos.


Sin embargo, el texto del artículo 29 es el que llama nuestra atención y queremos usar cono referente para nuestros argumentos:

Artículo 29
1. Toda persona tiene deberes respecto a la comunidad, puesto que sólo en ella puede desarrollar libre y plenamente su personalidad.

2. En el ejercicio de sus derechos y en el disfrute de sus libertades, toda persona estará solamente sujeta a las limitaciones establecidas por la ley con el único fin de asegurar el reconocimiento y el respeto de los derechos y libertades de los demás, y de satisfacer las justas exigencias de la moral, del orden público y del bienestar general en una sociedad democrática.

3. Estos derechos y libertades no podrán, en ningún caso, ser ejercidos en oposición a los propósitos y principios de las Naciones Unidas.


Con este artículo, la Declaración Universal de los Derechos Humanos, un conjunto de derechos que en su momento fueron considerados “naturales”, es decir inseparables de la existencia de las personas, amarra esas prerrogativas al código de valores del derecho positivo, en el que se ponen en juego dos conceptos clave para entender su estrategia: ciudadanía y deberes (obligaciones). Situaciones similares se pueden observar en otros documentos internacionales, como la resolución de la ONU 1803, de 1962, sobre la “Soberanía permanente sobre los recursos naturales. Ahora, un concepto occidental simple de ciudadanía sería la pertenencia formal a una sociedad en la que, por necesidades de la convivencia, los individuos y los sectores sociales adquieren un conjunto de derechos y obligaciones. Es decir, puedo acceder a una serie de cosas (como educación, agua, luz o el derecho a elegir indirectamente a mis gobernantes) en tanto cumpla con algunos requisitos (como pagar mis impuestos, cumplir con las leyes o no infringir los derechos de mis conciudadanos).

De esta manera, suponemos que “dotarnos de agua” (y de otras cosas) es sostenible económicamente para los Estados, los gobiernos locales y las empresas, o para el manteminiento de la burocracia. Esta “cultura de la explotabilidad”, como la ha denominado Vandana Shiva, funciona posiblemente en los barrios más sexys del mundo, en las ciudades alemanas o en Wall Street. Sin embargo, para aquellos de nosotros en Bolivia que, esencialmente por la negación a la que hemos vivido sometidos durante generaciones, no podemos pagar nuestros impuestos o somos materialmente incapaces de cumplir con leyes que no fueron escritas para sino sobre nosotros. A nosotros el saco de este tipo de ciudadanía nos queda estrecho.

Y esta asfixia que nos produce ser ciudadanos no es más que la muestra de que estamos impedidos para hacer muchas cosas. Entre ellas ejercer plenos derechos, como podría ser el del “acceso al agua”. Ampliando nebulosamente el concepto “derecho”, las sociedades y los dueños del dinero han convertido a los derechos en objetos de compra y de venta, objetos que, nos han dicho los tratados comerciales y la privatización de las empresas estatales, no podemos pagar.

El caso tal vez más dramático para ejemplificar esto, que también conocemos en Cochabamba desde 2000, deben ser los derechos adquiridos por las empresas, al dudoso amparo del Protocolo de Kyoto, para contaminar la Tierra. Pagando a los gobiernos locales y nacionales, los grandes consorcios se “limpian la cara” pagando el supuesto “costo ambiental” de sus suciedades, contaminando con dinero nuestra vida y nuestra salud, y ampliando el mercado con ellas. Como resultado más trágico de todo esto, Siberia es en la actualidad el cementerio radioactivo más grande del mundo y, por supuesto, los pueblos siberianos no poseen la capacidad política o económica para negarse a esto, que les han impuesto las empresas y su gobierno. Y decenas de fábricas y consorcios de todo el mundo han abierto la chequera para poder llenar los ríos de químicos o enterrar en nuestra tierra todos los desechos que producen.

En suma, creemos que por convertir en derecho humano “el acceso humano al agua” puede ser tal vez un avance, pero no nos saca de la trampa en la que el Capital y sus expresiones organizativas (los Estados y las empresas) nos han querido meter. Y no salir de esta trampa, nos parece, puede ser un riesgo de muy alto precio para la humanidad en su conjunto. El agua no es un recurso renovable que podemos explotar irresponsablemente por mucho tiempo más.


Quizá, y en esto basamos nuestra “política de los bienes comunes”, habría que regresar a los principios básicos de solidaridad y reciprocidad que heredamos de nuestras comunidades. “Cada quién según sus capacidades y a cada quién según sus necesidades”. Porque no se trata de discutir los alcances de los derechos o las obligaciones, sino más bien de exigir, peleando por ello, que todo sea para todos de manera irrestricta, horizontal.

Autodeterminación y autogobierno, decimos en pocas palabras, para seguir viviendo. Y en Bolivia, donde “la crecida de las aguas” ha puesto al día todo esto, pensamos que no solamente es un alternativa, es una responsabilidad.

Cochabamba, octubre azul de 2006.

Referencias

Raquel Gutiérrez, “Forma comunal y forma liberal de la
política” en Pluriverso, Comuna, La Paz, 2001.

Greg Palast, The Best Democracy the Money can Buy, Plume,
Gran Bretaña, 2004.

Vandana Shiva, “Las patentes están destruyendo los recursos
naturales y los saberes locales”, entrevista publicada en
español en Sin Permiso, http://www.sinpermiso.info/,
octubre 1º, 2006.

Oscar Olivera, Cochabamba!, SouthEnd Press, Boston, 2004.
Declaración Universal de los Derechos Humanos, ONU, 1948
(publicada en http://www.un.org/spanish/aboutun/hrights.htm).