Imprimir

 

México amanece en 2020 como un país competitivo en cuanto a la reserva de litio que posee. Uno de los yacimientos existentes en Sonora es valorado los más grandes del mundo, lo que ha atraído a inversionistas extranjeros. Dos empresas, una canadiense y otra china, han decidido trabajar en el desarrollo de la primera mina en el país: las compañías Bancanora Minerals Ltd y Ganfeng Lithium Ltd, que planean invertir 420 millones de dólares para la primera fase del yacimiento ubicado en Bacadéhuachi, llamado “La Ventana”. Juntas conforman el consorcio Sonora Lithium: 77.5% pertenece a la primer empresa que cotiza en Toronto y Londres, mientras que 22.5% es parte de la segunda.

Esta fracción inicial generará mil 200 empleos en construcción pero apenas 260 en su operación.

Éste es sólo uno de los yacimientos que hay en México. También hay otros en San Luis Potosí y Zacatecas, que pertenecen a Litiomex, empresa española, situada en los municipios de Salinas, Santo Domingo, Villa de Ramos y Villa de Cos, cuya exploración se inició desde 2010, pero no registran avance.

Qué es el litio y cuál es su papel en México

Considerado “oro blanco”, el mineral ha cobrado gran importancia por ser el utilizado en baterías de celulares, computadoras portátiles, autos eléctricos y otra maquinaria de la industria tecnológica. En México ha sido llamado “el nuevo petróleo” del país por el secretario de Medio Ambiente, Víctor Toledo. (¿Ya olvidó este funcionario sus críticas al extractivismo?)

México se sumó a los países que quieren sacar provecho al auge de autos eléctricos. En 2018 se vendieron más de 2 millones de vehículos eléctricos, y para 2040 se espera que la mitad de las ventas de autos de pasajeros ya utilicen baterías de litio, pronosticó BloombergNEF. Impulsadas por la transformación de la industria automotriz, las ventas de litio en el mundo llegarían a 7700 millones de dólares en 2022.

En diciembre del 2019, México fue el país con el yacimiento de litio más grande del mundo, según el ranking de Mining Technology. El informe indicó que la mina, ubicada en Sonora, es el mayor depósito de elemento con reservas probadas y probables de 243.8 millones de toneladas.

El ranking menciona que, de las 10 minas de litio más grandes del planeta, Sonora supera a Humboldt County, Nevada con la producción de 179.4 toneladas anuales y Port Hedland en Australia con 151.94 toneladas anuales.

«Sonora será una operación a cielo abierto que se propone desarrollar en dos etapas, y la primera tendrá una capacidad de producción de 17,500 toneladas anuales de carbonato de litio. La segunda etapa duplicará la capacidad de producción a 35,000.

En Latinoamérica hay más yacimientos de litio. Argentina, Bolivia y Chile conforman el “Triángulo del Cono Sur del Litio”, ya que los tres países concentran el 80% de las reservas mundiales del llamado “oro blanco”. En los tres países, especialmente con el golpe en Bolivia se muestran disputas y alianzas entre los capitales y los gobiernos.

No todo lo que brilla es litio

Un ejemplo de otro desastre que acompaña este “oro blanco” es el que se cambia lel itio por agua que es despojada a las comunidades: Chile con una de las mayores reservas de litio del mundo cubre con sus exportaciones el 40% de la demanda mundial de este metal. Por eso se le llama la «Arabia Saudita del Litio». Para extraer el litio, el líquido bombeado se deja expuesto al sol del desierto hasta que se haya evaporado el 95% del agua. El litio se separa del residuo mediante un proceso químico y se convierte en los compuestos para las baterías recargables. Las dos compañías mineras que operan en Atacama, la chilena SQM y la estadounidense Albemarle, extraen cada año más de 63 mil millones de litros de agua salada de las capas más profundas del desierto, es decir, casi 2 mil litros por segundo. Además, la industria consume una cantidad considerable de agua dulce.

Los milagros y el infierno

¿Quiénes se benefician de inmediato con el descubrimiento de este yacimiento de litio en Sonora? 2018 fue un año complicado para la inglesa Bacanora Lithium, las dudas sobre los precios del litio y temores a una sobreproducción provocaron que sus acciones tocaran fondo en marzo de 2019. Unos meses después, la situación giró 180 grados: en México poseía el mayor depósito de litio en desarrollo del mundo. Sus títulos, en la Bolsa de Londres, aumentaron 180 por ciento de 3 pesos a 8.58 pesos.

La compañía en México comenzó hace más de una década, Consciente de que ese mineral apuntaba a ser protagonista en una industria con un gran futuro, como la de los autos eléctricos, se apresuró a solicitar las concesiones. Ahora, Bacanora posee 10 áreas de concesión minera que cubren aproximadamente 100 mil hectáreas en Sonora, México, en torno al denominado Proyecto de litio, con el cual la empresa prevé a mediano plazo extraer hasta 35 mil toneladas de litio anuales, y se convertirá en una de las mayores productoras del mundo. Pero el principal empuje lo recibió en agosto de 2019, cuando la firma Mining Technology dio a conocer el listado de las 10 minas en desarrollo de litio más grande del mundo, colocando en el primer sitio a la de Sonora. De las empresas que se acercaron para asociarse con Bacanora, la elegida fue la minera china Ganfeng Lithium, por una cifra no revelada ésta se convirtió en dueña de 22.5 por ciento del Proyecto de Litio en Sonora, ubicado en los límites entre ese estado y Chihuahua.

De llegar a producir las 35 mil toneladas de litio anuales, objetivo de la empresa, ésta se posicionará como una de las más importantes del mundo, pues a nivel país sólo estaría rebasada por Australia, donde en total se producen 51 mil toneladas anuales de este mineral, quedando muy por encima del segundo lugar, que es Chile con 16 mil toneladas anuales.

Aunque las concesiones del yacimiento ya están dadas, en su estudio de viabilidad se reportó que en La Ventana, las concesiones tienen vigencia de 50 años, 88 por ciento del mineral que está ahí se extraerá en los primeros 19 años.

Según el Servicio Geológico de EU, la reserva mundial de litio suma 62 millones de toneladas métricas y México está en el octavo puesto con una reserva aproximada de 1.7 millones.

Por lo pronto, el gobierno federal ha dicho “esperar y no abrir nuevas concesiones”, incluso reconoce que las mineras gozan de la explotación masiva de territorios en el país y el casi nulo pago de impuestos por el usufructo de esas tierras. Sin embargo nada ha dicho de la depredación de la naturaleza y con ella la desposesión y hasta desplazamiento de comunidades.

Como todo capital transnacional, al saqueo de recursos le acompaña una escasa oferta de empleos y una depredación de la vida, que incluye sistemas de seguridad, verdadera acumulación militarizada del capital. Muchos de los habitantes de Atacama Chile lo advierten cuando ven que el cambio climático acelera la escasez de agua en el desierto. También dicen que los problemas en la zona solo comenzaron con la minería del litio y del cobre.

«Nos vinieron a decir que la solución eran estos autos eléctricos, la salvación del mundo y todo, pero en realidad no es la salvación. La salvación es la conciencia de cada ser humano, que sepa respetar este territorio como lo respetamos nosotros. Si todos tomáramos conciencia de respeto hacia la tierra, no tendríamos que decir que los autos eléctricos van a salvar el planeta», dijo Jorge Álvarez, de la comunidad de Coyo.

Solo la resistencia comunitaria y la defensa popular de la soberanía cambiarán este paisaje de infierno blanco que se avizora.

INFOBAE, La Jornada Reforma y Danwatch.

Categoría: Las Armas de La Crítica
Visto: 13