Imprimir

Compañero y compañera:

 

¿Ya te diste cuenta de la dimensión de lo que estamos viviendo en el mundo? Se trata de un hecho histórico sin precedentes, una pandemia de gran magnitud con repercusiones y cambios de la vida individual y principalmente colectiva, tan amplio y rápido que apenas podemos asimilarlo.

Como educadores tenemos la responsabilidad de analizar la situación y entender el contexto en que todas las comunidades escolares nos encontramos, para atender las necesidades de los estudiantes con quienes trabajamos. Existe ahora mismo una crisis económica que ya se avizoraba antes de la crisis sanitaria, misma que se aceleró con las condiciones de confinamiento, ya que deja en situación de vulnerabilidad a la población que debe salir a trabajar porque no cuenta con lo necesario para subsistir. Muchas de las familias de nuestros alumnos se encuentran en estas condiciones. La pandemia ha dejado claro ante nuestros ojos las profundas desigualdades sociales que provoca el sistema capitalista y que ahora ponen en gran riesgo a todos, principalmente a los más vulnerables.

Varios académicos, sociólogos y filósofos de México y el mundo hacen el llamado para que la población se vea a sí misma y se percate de que ya no somos los mismos, pues requerimos cuestionar esa “normalidad” donde prevalecen la explotación natural y humana, el individualismo, la competencia, la opresión, la enajenación, la represión y los absurdos estereotipos. Es necesario plantear nuevos modos de vivir en solidaridad, en colectividad, en comunidad para poder preservar la vida en armonía con nuestra madre tierra.

En estos momentos es más importante priorizar las necesidades de los estudiantes, ante su realidad. La emergencia sanitaria nos invita a dejar en segundo plano las actividades del plan y programas de estudios para anteponer por encima de todo la integridad humana de los niños y jóvenes. Por todo ello, les convocamos a asumir su papel de maestras y maestros transformadores:

* Dando voz a las familias estudiantes y que son excluidas por el capitalismo.

* Haciendo equipo con otros profesionales para atender a los estudiantes.

* Desarrollar y compartir saberes y haceres familiares.

* Generar prácticas donde se tomen en cuenta las vivencias, ideas y sentires de los estudiantes que tienen relación con las condiciones de vida actuales.

* Generar alternativas de acción y cambio de las condiciones de vida de todos.

* Promover la preservación de la naturaleza.

* Generar propuestas de acción colectiva y de acción comunitaria para la salud y la vida.

* Generar nuevas relaciones de trabajo colectivo.

A manera de propuesta, les presentamos algunos cuestionamientos y actividades que sabemos, ustedes sabrán enriquecer y contextualizar hacia sus estudiantes.

¡Por el respeto a la vida, eduquemos

para preservarla!

 

*Introducción al documento de propuestas de actividades para el periodo especial por la pandemia elaborado por:

 

Comisión de educación//Asamblea de coordinación secciones 10 y 11, CDMX// Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación.

Categoría: Las Armas de La Crítica
Visto: 52